martes, 10 de julio de 2007

Blanca Buenos Aires

Con una térmica que llegó a 1,2 grados bajo cero, la nieve envolvió los barrios de la cuidad Bonaerense y el conurbano, marcando un día histórico. Los habitantes de las zonas nevadas salieron de sus casas para encontrarse con el inusual escenario que mostraba la nieve en las puertas de sus casas, en sus techos, en las copas de los árboles, en sus jardines, en sus autos, y en todos los lugares donde se asentaba sin derretirse. Guerras con bolas de nieve, muñecos y fotos fueron las actividades preferidas del día y la noche, momento en que la nieve comenzó a caer en cantidades mayores.
El extraño clima en Buenos Aires fue provocado por la irrupción de aire polar en los niveles medios de la atmósfera, según informó el Servicio Meteorológico Nacional. La nevisca comenzó a la mañana, al mediodía se transformó en nieve, cuya la intensidad fluctuó durante la tarde y la noche.
Un 9 de Julio diferente para la cuidad de Buenos Aires, que sucede a la primer nevada ocurrida en el mismo lugar en junio de 1918.







1 comentario:

Rabanal dijo...

la guerra de bolas de nieve fue muy divertida